The Randstad

“LA CIUDAD EN RED” Y “LA CIUDAD COMPACTA”

Dos discursos en el ordenamiento territorial del Randstad en busca de sustentabilidad

 (SIN EDITAR, BORRADOR, NO CITAR NI REPRODUCIR)

Marisa Carmona

 

Introducción

 

Muchos discursos han influido en la transformación del Randstad la aglomeración formada por cuatro ciudades-regiones (Amsterdam, La Haya, Rotterdam y Utrecht) a lo largo del siglo XX,  y actualmente el imperativo del cambio climático, sumado a la crisis financiera desatada el 2008 están reformulando el marco conceptual de ordenamiento territorial. Aquí analizaremos  dos discursos recurrentes y contrapuestos que han estado presentes en las ultimas décadas en el proceso de transformación del Randstad: el discurso de la ciudad en red  para la formación de una gran aglomeración policéntrica competitiva de dimensión Europea, y el discurso de la eco-eficiencia para construir ciudades compactas, vivibles y vitales respetando el medio ambiente. Con la aplicación de estos dos discursos se ha generado un proceso de conurbación introvertida que reconoce una multiplicidad de redes funcionales entre las cuatro regiones cambiando la organización del territorio, la localización de fuentes de trabajo y diversificando los estilos de vida, también ha surgido la tendencia hacia la fragmentación y segregación social entre barrios que se pretendió evitar por casi cuatro décadas. Los cambios  globales han influido en el realineamiento de las fuerzas e intereses internos y surgen nuevas relaciones y jerarquías entre poderes públicos y entre estos con el mercado y el territorio.

A partir de la década de los setenta, las sucesivas transformaciones en el ordenamiento territorial reflejan el agotamiento del estado de bienestar y del ‘modernismo’ como principio de ordenamiento urbano  y impera la necesidad de reposicionarse en forma mas competitiva dentro de la Unión Europea y del mundo asignándole un factor clave al ordenamiento y diseño regional por el cual se configuran nuevas geografía urbanas mas en sintonía con los profundos cambios tecnológicos y culturales

La pregunta es en que medida los objetivos de estos dos discursos que promueven la expansión y la compactación, la eficiencia o la calidad de vida que han sido utilizados en el ordenamiento territorial holandés durante las ultimas décadas, se contradicen o apoyan mutuamente? En que medida pueden alcanzar los objetivos de la ciudad sustentable que se aspira según la nota de ordenamiento territorial vigente para el año  2040 como ‘competitiva, accesible, vivible y segura’.

Para procurar una respuesta es necesario revisar el contexto histórico, espacial, social y político en el cual surgen las consecutivas visiones de ciudad y región que se pretenden alcanzar y los  principios y estrategias que apoyan y regulan las transformaciones espaciales en las ultimas décadas y como aparecen y ligan los discursos programáticos con los proyectos desarrollados en el Randstad.

 

 

2. El Randstad

 

El Randstad debe su nombre a que su área urbanizada tiene forma de herradura en torno al ‘corazón verde’. La región comprende un conglomerado de cuatro grandes ciudades y 171 municipios, donde viven 7 millones de habitantes, bien conectada con una red de autopistas y a Europa con el tren de alta velocidad. El Randstad contiene el puerto de Rotterdam (el puerto mas grande de Europa), una capital internacional (La Haya) y un centro financiero (Ámsterdam). A diferencia de las grandes aglomeraciones Europeas que crecen en extensión radial o lineal[1], (Marcusse 2003, Garreay, 1991) el Randstad se ha metropolizado introvertidamente durante los últimos 20 años a razón de 3.500 ha al año.

El Ranstad está situado en el centro-poniente de Holanda; cubre el 20% del área del país; tiene el 42% de su población; produce el 50% de su producto nacional y concentra las actividades mas avanzadas y productivas del país. Lo singular del Randstad es que se ha configurado espacialmente como una aglomeración de municipios y provincias sin tener una autoridad que lo administre. La planificación espacial del Randstad ha tenido por décadas  importancia nacional y ahora debido al cambio climático, los cambios en los estilos de vida y la crisis financiera representada por el déficit de los municipios[2] existe una necesidad de establecer lineamientos mas específicos a mediano y largo plazo (2040). A pesar de ser Holanda uno de los países mas densamente poblado del mundo debido al escaso territorio urbanizable, el Randstad es una aglomeración con una gran dispersión y baja densidad habitacional. Tiene una densidad bruta en su área urbanizada de 1534 habitantes por km2. Si se sigue metropolizando a baja densidad como en esta ultima década se estima que para el año 2040 (Berghauser, 2011) crearía conflictos con el medioambiente.

En la Primera Nota de Ordenamiento Territorial (1959) se empezó a discutir la formación del Randstad como una aglomeración capaz de posicionarse y competir adecuadamente en Europa. Su visión entonces era dotar a un gran sistema de ciudades autosuficientes con una adecuada red de transporte regional para constituir un gran área urbana policéntrica. Ahora definitivamente el Randstad  es parte de las ciudades globales. Es la cuarta economía Europea con un PIB de 2.3 billones de Euro después de Milán (2.5 billones ) Paris (4.8 billones) y Londres (5.6 billones) (Eurostat. CBS. 2009).

 

3. Los discursos urbanos del pasado

 

Holanda ha creado una parte importante de su territorio con esfuerzo colectivo desde hace siglos. Desde los diques de la Edad Media a los grandes obras de recuperación de tierras del siglo XX (‘polders’) y las obras de contención como los trabajos del Delta, han marcado la tenacidad para proteger el territorio del mar, protegerse de las inundaciones de los ríos, la protección del régimen de las mareas y eliminar la salinidad de sus suelos. Ha significado desarrollar un sistema colectivo de negociación entre empleadores, trabajadores y el estado con respecto a las condiciones laborales (‘polder model’)  y la confianza es  la base de decisiones en el ordenamiento del territorio, incluido el uso del suelo, la regulación de la tierra y la distribución de sus plusvalías.

Dentro de los acontecimientos mas significativos que han estructurado este territorio, tenemos la Ley de Vivienda dictada en 1901 que establece el concepto de Vivienda Social y además regula el desarrollo urbano, la higiene y salubridad de las ciudades en un contexto de gran compactación. Desde entonces toda extensión urbana o cualquiera modificación debe ser aprobada por un plan y las autoridades municipales tienen plenas atribuciones en la declaración de viviendas en mal estado y zonas deprimidas. La vivienda privada en propiedad alcanza en la actualidad a un 50% del stock, el resto son viviendas sociales en alquiler  (corporaciones de vivienda sin fines de lucro) y otras formas de tenencia (colectivas individuales en propiedad o en alquiler). Se regula tanto tenencia del suelo como las construcciones que sobre el suelo se construyen. [3]

Las ciudades holandesas de principios del siglo XX tuvieron influencia de las proposiciones de Howard de ‘ciudad jardín’ construídas con baja densidad alrededor un centro con un orden jerárquico de funciones y bordes definidos entre la ciudad y campo. La planificación del desarrollo urbano en los años 30 se caracteriza por ser a largo plazo combinando planes generales y planes sectoriales. Famoso es el plan de extensión de Ámsterdam (1934 van Eesteren) que estuvo vigente hasta su total construcción en los años setenta. En los años 50 y 60 la planificación urbana fue inspirada por las ideas del CIAM y de Christaller sobre jerarquía de funciones, especialización, zonas y movilidad. Fueron introducidas bajo el marco de desconcentración compacta (Salet 2011).

En general la planificación espacial holandesa es el resultado de la interacción entre dos  aspectos fundamentales de la sociedad, la renovación social y la participación de la sociedad civil  con el libre mercado. Esto trajo consigo algunas paradojas de planificación entre las esferas  publicas y privadas, a saber: la combinación de los derechos de las personas, los seguros y los programas de bienestar en una economía  de libre competencia; la combinación de regulaciones y la libre empresa y la facilitación a la concentración de capital a través de fusiones; la planificación y al mismo tiempo el apoyo a la emancipación de las personas (van der Cammen y de Clerk, 2003). La aplicación de estos criterios en la política económica y espacial  trajo consigo un gran crecimiento especialmente después de la segunda guerra mundial y a la vez entrego la base de la equidad social y del ordenamiento territorial. El Producto Nacional creció en un 5% y el ingreso en un 44% entre 1948 y 1960, (Vermijden 2003) y este crecimiento económico contribuyó al desarrollo del país, trajo consigo grandes construcciones de vialidad, produjo déficit de mano de obra que se importó desde afuera, produjo demandas para la automatización que impulsó el traslado de la fabricas  a países con mano de obra barata y finalmente aportó el gran desarrollo del sector terciario moderno y cuaternario. El crecimiento económico significó la expulsión de los ingresos altos de la ciudad al campo y la atracción de los sectores rurales a la ciudad.

Podríamos señalar cuatro factores que han influido en el surgimiento y adaptación  de los discursos urbanos en un país altamente poblado y con un respeto enorme al patrimonio y paisaje.

Primero, cambios profundos en la sociedad (envejecimiento de la población, reducción de la familia nuclear, cambios en los estilos de vida, surgimiento de la sociedad de servicios) que implican una mayor flexibilidad programática,  mayor mixtura de usos, mayor cantidad de espacio por exigencias de calidad y para satisfacer el numero creciente de actividades, cambios en la movilidad de las personas, de los bienes y de la información.

Segundo cambios en la economía y en la institucionalidad, que han influido en el cambio de una sociedad industrial a una sociedad de servicios donde surgen necesidades de eficiencia a corto plazo capaces de conciliarse con calidad de vida en el largo plazo.

Tercero es el cambio en el mercado de la vivienda (desregulación de la vivienda social, estímulos hacia tenencia en propiedad, demanda orientada por calidad, aumento de la demanda para altos ingresos) todo implica una urbanidad que acentúe la diversidad.

Cuarto factor influyente lo constituirá el cambio climático, la necesidad de convivir con el agua y la eficiencia energética y que se transformará  en un gran desafío siendo el eslabón central de los nuevos lineamientos de ordenamiento espacial. Los conceptos que se imponen son los de armonizar las redes de infraestructura con las redes de agua (azul), y lo verde con el rojo (lo natural con lo  construido).

Todos estos cuatro factores de cambio se reflejan en la planificación estratégica, dejando los planes maestros preconcebidos obsoletos. Queda obsoleta la idea que los planificadores puedan representar a través de planes las exigencias sociales futuras y el colectivismo. Las nuevas relaciones sociales que surgen por el progreso de las comunicaciones, el neoliberalismo, individualismo, el incremento de la movilidad, traen consigo la necesidad de planificar mediante marcos conceptuales, haciendo necesario la elasticidad y coordinación de ‘planes sectoriales’ entre las diferentes escalas (Kreukels 1985).

 

3. Las Notas de Ordenamiento Territorial 

La concentración y dispersión de personas y actividades en el territorio es el resultado de la aplicación de consecutivas Notas de Ordenamiento Territorial. A través de las Notas el gobierno central regula el tamaño de las ciudades, la localización de funciones, y el tipo de transporte. El principio de la ‘función social del suelo’ fue implementado por las Notas durante todo el siglo XX. La Primera Nota de Ordenamiento Territorial 1959 da los lineamientos para la reconstrucción del país y la construcción masiva de vivienda según conceptos imperantes de homogenización y estandarización. Las ideas sobre ‘polos de desarrollo’[4] se enquistaron en la Segunda Nota (foto 1) de Ordenamiento Espacial (1966), introduciendo el concepto de ‘sistema de ciudades balanceadas’ por medio de la construcción de 15 ‘ciudades nuevas’ (Foto 2) para evitar el crecimiento excesivo de las ciudades existentes, consideradas ya saturadas, y como forma de evitar la metropolización. Se respondía así a objetivos sociales de igualdad de oportunidades planteadas por coaliciones de centro-izquierda y liberales, que en los años sesenta y setenta combinaban una política orientada hacia el mercado y el crecimiento económico, con una política de dispersión de actividades urbanas. También influyeron las ideas del estado de bienestar y los requerimientos de la industrialización en las decisiones de aplanar la cancha entre los habitantes de las ciudades y del campo. Así fue como quince nuevas ciudades autosustentable se construyeron cerca de los grandes centros urbanos dotadas de un sistema de transporte interurbano. Fueron construidas según  principios de ‘nodos urbanos conectados pero dispersos’ y ‘intensificación espacial’.

Estas ciudades nuevas se construyeron bajo la idea de uniformidad habitacional una vivienda estándar para una familia estándar, con homogeneidad espacial y diversidad social con conjuntos habitacionales que combinaban vivienda individual con conjuntos en altura rodeados de generosos espacios verdes. La idea de ciudad compacta en los 60 respondieron mas a imperativos sociales de igualdad de oportunidades que de medio ambiente.

En la década de los setenta, bajo principios de equidad social empieza la renovación urbana de las áreas centrales de las grandes ciudades, muchas alojaban a ingresos bajos que necesitaban transformaciones profundas de remodelación, saneamiento del suelo,  servicios y equipamiento  generando cuantiosas inversiones publicas. (van Fulpen, H.,van der Schaar, J., &   Priemus, H., (1983). La Tercera Nota de Ordenamiento Territorial  de 1983 clarifica el concepto de ciudad compacta regulando entre otras cosas la espacialidad de los “fragmentos urbanos” (Structuurschets Stedelijke Gebieden).  La idea sobre compactación y diversidad se hacen mas evidentes y efectivas en La Cuarta Nota 1988, y en especial en la resolución agregada  EXTRA de la Cuarta Nota de Ordenamiento Territorial (1993)  que se conocerá con la sigla en holandés VINEX. Estas nuevas normativas establecen diversidad en localización, densidad, función, uso de suelo y accesibilidad de los conjuntos habitacionales, oficinas y servicios para transformar y adaptar el territorio a los requerimientos ahora de la globalización que se empieza hacer presente y a lineamientos políticos de un socialismo reformado en un periodo de holgura económica  y abundancia.

Luego vendrá la Quinta Nota de Ordenamiento Territorial (2000) que impulsa la competitividad del país y consolidación del Randstad introduciendo criterios urbanísticos eficientes: la Ciudad en Red. Se intensifica el uso de suelo en las redes y nodos funcionales de una gran aglomeración policéntrica para cumplir con objetivos y lineamientos de la eficiencia energética, la lucha contra el agua y la sustentabilidad económica, financiera y social. Es el comienzo del urbanismo seductor de un estado empresarial.

 Le siguen la Nota ‘Espacio’ (2006), la nota Randstad 2040 y finalmente la Nota 2011 (Concept Ontwerp Structuur visie[5]) recientemente aprobada cuya Visión Estratégica enfatiza infraestructura y medio ambiente. Las tres ultimas  Notas dan el categórico fin al sistema de ciudades balanceadas y su reemplazo por el régimen de ‘ciudades en red’. Al mismo tiempo el concepto de ciudad compacta se vuelve estratégico, entregando la vivienda al sector privado pero a la vez regulando el uso de suelo por la necesidad de la eficiencia energética, cambios en la demanda de localización y diferenciación habitacional en un país mas prospero, con mas altos ingresos, creciente individualismo y el surgimiento de funciones propias de la sociedad del conocimiento postmoderna.

 4. La globalización en la reconfiguración del Randstad  

Corresponde analizar las dos ultimas décadas para entender  como fue  transformándose el discurso de ciudad compacta y surgiendo la ciudad en red en el ordenamiento del Randstad. A fines de los 80 la economía holandesa venia saliendo de una nueva recesión económica aunque las condiciones eran diferente a la crisis de los años 70 y el estado de bienestar estaba ya corroído.  El cambio en 1988 de una coalición liberal a una coalición de centro-izquierda trajo consigo un nuevo pragmatismo con reorientación neoliberal al estado de bienestar y a abrir la economía al mercado global.

El discurso hacia el liberalismo y la globalización,  afecta los postulados socialistas del partido laborista quienes reconocen que la intervención del Estado-benefactor habían hecho a muchos grupos extremamente dependientes del Estado (Vermijden 2001). El socialismo renovado enfatiza la independencia del individuo y de la iniciativa privada del Estado (estado facilitador) y combina el esfuerzo para disminuir las desigualdades, con una política mas realista y práctica. La existencia de grupos, áreas y funciones en desventaja (como el medio ambiente), ya no son vistas como problemas socio-éticos, sino como tensiones sociales en las ciudades y como una barrera contra la necesaria renovación económica. Estas ideas son la base por la cuales la política habitacional se liga a la economía de mercado y el crecimiento económico con el fin de lograr la integración de los grupos mas débiles.  Se fomenta la construcción de vivienda cara para que otras queden libres para los grupos de más bajos ingresos apresurando la movilidad social. Así se restringe el gasto estatal en subsidios habitacionales para favorecer las  inversiones en una nueva economía. Los valores ambientales se tratan en igual forma: la revitalización económica ya no se considera como opuesta a la protección ambiental, sino como una condición para financiar esta actividad. Se tiene, además, una gran confianza en que las posibilidades de las nuevas tecnologías vencerán las oposiciones existentes entre el crecimiento económico y el medio ambiente. (Vermeijden 2001).

La política de ordenamiento territorial desde el inicio de  los 90 se orienta hacia posicionar mejor el país a nivel global. Esto le da importancia al factor ‘conocimiento’ y a la ‘innovación’ como forma fomentar la competencia. Para esto es necesario convertir el Randstad en una ‘gran aglomeración urbana’, dándole importancia al desarrollo regional requiriendo la modernización de la infraestructura técnica y social y la construcción de redes funcionales y grandes proyectos estratégicos, poniendo mucho énfasis en la calidad arquitectónica y estética de los conjuntos.

Se consolida la creencia que para poder hacer mas competitiva la región en el ámbito Europeo es necesario el apoyo a la eficiencia y la productividad urbana por sobre la equidad ya que las ciudades son el ‘locus’ del crecimiento. Esto refuerza la estrategia de apoyo a las regiones y localidades que poseen fuerza económica y financiera. En el pasado y por su localización en Europa, en el cruce de varias redes globales, llevo a Holanda a desarrollar los sectores de finanzas, comercio y distribución. De ahí la existencia del puerto mas grande de Europa, un importante aeropuerto internacional, un gran centro financiero y un puerto global de productos de invernaderos. La globalización obligará  a potenciar estos mismos atributos, convirtiéndolos en ejes de las transformaciones económicas, espaciales e institucionales por venir.

Con esta nueva visión los programas de ‘renovación urbana’ de los años setenta y ochenta, que tuvieron un gran impacto social, (‘construyendo con el barrio’) (de Haan, 2010), que mejoraron la calidad de vida, desdensificaron o compactaron (según el caso) los barrios vulnerables llegan a su fin como también la fijación estricta de bordes urbanos, dando paso a la ‘revitalización urbana’. Este nuevo discurso afirma la convicción que las funciones y el robustecimiento de las potencialidades económicas son tan importantes como la vivienda. (Vermijden 1994, Stouten 2004).  Los lineamientos para la revitalización urbana  quedan plasmados en la Nota VINEX 1993. Estos lineamientos dan la partida a lo que se denominará la diferenciación del entorno residencial que viene a romper con la idea de la estandarización de la vivienda dándole un énfasis a la diversidad, a la creación de entornos habitacionales diferentes, en cuanto a su arquitectura, localización, nivel de precios y forma de tenencia  para atraer diferentes grupos.

Lo central en este cambio fue la creencia impulsada por sociólogos holandeses (Ketelaar, 1994, Keurs, G. et al (2002), que la gente viviría mejor y en forma mas armoniosa si sus estilos de vida concordaban con sus aspiraciones. Se considera que no es necesario ni la estandarización ni que los residentes del mismo barrio pertenezcan a una misma clase social. Lo ideal es reunir diferentes grupos sociales, que se complementen con respecto a sus costumbres, comportamiento y sistemas de valores. Se le da importancia a los conjuntos habitacionales multiculturales  con una variedad de funciones para grupos diversos, multifuncional, y accesibilidad adecuada. Para desarrollar estas ideas, que se consideran de tipo experimental, se elijen 13 ciudades consideradas como nodos significativos tanto a nivel nacional como internacional y que cumplen con requisitos impuestos por el VINEX. Todas tienen áreas posibles a desarrollar, donde se pueda regular el volumen de tráfico, facilidad de acceso de las autopistas, integración a las redes y posibilidad de minimizar la congestión vial (Priemus 1994). Se fijan tres criterios de localización de nuevos proyectos VINEX:

Localidades A: Son localidades en el centro de las grandes ciudades, con potencial de alta densidad, mixtura de usos con buena accesibilidad de transporte publico, con facilidades para la construcción de aparcamientos, con buenas condiciones viales con las redes nacionales y regionales y con una gran concentración de funciones publicas y servicios.

Localidades B: Son localidades ubicadas en la periferia de los centros urbanos, de preferencias en terrenos industriales obsoletos, con buena accesibilidad de tranvías, buses o estaciones de metros, de preferencia nodos modales. La accesibilidad por automóvil se desestima.

Localidades C: Son localidades situadas fuera del área urbana, de fácil acceso de las autopistas nacionales con empalmes vehiculares. Preferencia la localización de funciones de trafico y distribución de mercaderías y con potencialidades para proteger las áreas residenciales aledañas de las externalidades de aglomeración.

Con la implementación de estos lineamientos el Randstad a partir de los 90 empieza a tener cambios radicales. Se asume la enorme desventajas de las pequeñas ciudades aisladas holandesas en comparación a Paris, Londres, Frankfurt y el diamante de Flanderen (aglomeración Bruselas-Amberes) las cuales estaban en un gran proceso de metropolización y crecimiento económico. (Marcuse & van Kempen (2000). Con la aplicación del VINEX se empieza a crear nuevas formas urbanas en los intersticios entre ciudades, reestructurando y urbanizando el anillo vial central  (foto 4) que une las cuatro ciudades principales. El sistema de ciudades de tamaño intermedio empieza a desarmarse con expansiones orientadas por el gobierno central con iniciativas publico / privadas configurando una nueva geografía espacial

Resultados ejemplares con la implementación del VINEX son los nuevos conjuntos de vivienda en zonas periféricas como  la Isla Java (foto 6) y Borneo y Sporenberg (foto 5) en Ámsterdam, Kop van Zuid (foto 12) en Rotterdam. La nueva infraestructura permiten grandes transformaciones a lo largo del anillo central del Randstad comunicando el nuevo centro financiero de Ámsterdam (Zuid As) (foto 14), con la zona de servicios avanzados y industria “justo a tiempo” del Aeropuerto de Ámsterdam, los centro de servicio  avanzados, acopio y  distribución en La Haya (Leidschendam), y Rotterdam (eje aeropuerto y estación central), potencia  la renovación de las grandes estaciones férreas y su entorno,  facilitando la metropolización invertida  en red, creando nuevos centros en las periferias  y a la vez facilitando la densificación e intensificación de los antiguos centros.

La Nota 2011 Infraestructura y Medio Ambiente, responde a los problemas de coordinación que se han producido fija un nuevo marco estratégico sustentado por las ambiciones a mediano y largo plazo (Ambición 2040). La idea ahora es  consolidar a Holanda como un país competitivo, accesible, vivible y seguro, abarcando aspiraciones estratégicas de la ciudad en red y de la ciudad compacta. La Nota define los proyectos estratégicos para consolidar el ordenamiento territorial, presenta los objetivos de ordenamiento nacional, la identificación de los sectores claves de desarrollo, y la forma de evaluación de impacto de los proyectos. El nuevo plan 2040 tiene claramente una visión económica de mercado y especifica el papel del estado y del sector privado en el ordenamiento territorial. Los sectores claves: logística, agua, alta tecnología, industrias creativas, energía, químicos, alimentación y horticultura. Estos sectores se concentran en regiones urbanas alrededor de los puertos principales, puertos del conocimiento y puertos verdes. Para la zona del Randstad es el reforzamiento de solo dos ciudades-regiones: Amsterdam y La Haya-Rotterdam dándole mayor coherencia al transporte publico regional.

5. La Ciudad Red y sus Proyectos estratégicos

 Las redes urbanas serán importantes para reforzar la cohesión funcional de la gran aglomeración policéntrica del Randstad[6]. (Fotos 6-11) Solo así podría Holanda tener ventajas comparativas para enfrentar la competencia internacional y jugar un papel significativo en las ligas mayores. Una red de ciudades no es un sistema de ciudades como en el pasado. Los mercados no se concentran solo dentro de las ciudades pero tienen una ascendente relacionalidad regional e internacional. Con el posicionamiento del capital financiero las fronteras nacionales se diluyen, y los centros financieros, entendidos como la aglomeración de proveedores de servicios financieros, que operan como puertas nacionales de finanzas, constituyen los hubs de la nueva economía. ‘No hay una ‘economía global’ sin un espacio físico’. (Fernández 2011). Existe una escala supranacional  que atraviesa fronteras nacionales y es reproducida por una red de ‘ciudades globales’ (Sassen 1991, 2001), este sistema es conectado por ‘flujos’ de capital, productos, personas, cultura e información (Castells, M., & Hall, P. 1994). Estos flujos crean fuertes similitudes (cantidad de inversiones directas extranjeras (IDE), crecimiento y ciclo económico, mercado laboral, identidad cosmopolita) entre estos centros y  ciudades conectadas globalmente y influyen en las ciudades y su espacio nacional. Cuando el ‘lugar’ producto de la globalización se hace ilimitado y se hace evidente la predominancia del ‘espacio de flujos’, la idea de ‘lugar’ y ‘del barrio’ empieza a perder su valor en el sentido de la identidad.

La ciudad mono-céntrica industrial con sus usos de suelo separados y organizados en zonas y anillos alrededor de un distrito financiero central se ‘liquidifica’ (Woodroffe, 1994) a partir de sus viejos elementos de redes y espacios, que se fragmentan, se astillan (Graham y Marvin, 2001), se desensamblan y reconfiguran en un modelo espacial funcional al desarrollo de la sociedad global en red. En este modelo los elementos estructurales son los nodos espaciales interconectados por ‘circuitos’ específicos de infraestructura que garantizan los flujos financieros, de conocimiento, personas y servicios necesarios, para una ciudad eficiente y competitiva (Drewe 2003).

 Redes Funcionales: 8 Empleo, 9. Vivienda, 10. Transporte, 11 Espacios verdes.

6.Red ciudades EUROCORE 2006

 

   8  9
 

7.Randstad: Nota Espacial 2006

 10 11

Para Burgess (2004) la ciudad en red esta determinada por tres elementos: la compresión y diferenciación Espacio/Tiempo permitiendo una aceleración del volumen e intensidad de flujos de información, bienes, finanzas y personas en una escala global; el desensamble (del monopolio técnico) de las infraestructuras para su privatización y diversificación; y la reconformación de usos de suelos hacia usos mixtos.

Los conceptos explícitos de ciudad en red se introducen a través de la Quinta Nota Espacial (VROM 2000) y la Nota Espacial (2002) tratará de dar mas coherencia y sustentabilidad ambiental al programa del VINEX.  Las redes urbanas reconocen que las personas y los bienes de capital tienen movilidades espaciales que se desarrollan a niveles geográficos superiores. Intercambios se producen no sólo a nivel urbano pero también a nivel regional dentro del marco de redes funcionales. Las personas usan la amenidades, el trabajo y los servicios de recreación en diferentes escalas. El concepto de redes urbanas reconoce que las grandes ciudades ya no son entidades individuales separadas una de otras como fue planteada anteriormente sino un sistema multifuncional.

En el Randstad se identifican redes funcionales de diferente escalas y relevancias. Primero el Randstad en si mismo es visto como una gran metrópolis y parte de una gran circuito de redes a nivel Europeo. Están luego la conurbación regional de cuatro ciudades -regiones, y finalmente las aglomeraciones urbanas (las ciudades  principales y  ciudades satélites) (Salet 2011, p 59).

La forma urbana deja de ser de una estructura concéntrica con anillos y corredores jerárquicos, para constituir una gran aglomeración policéntrica estructurada en redes funcionales. Lo que era la periferia y bordes de las ciudades ahora pasan a ser centros de nuevos nodos de actividades modernas y servicios avanzados. El proceso de metropolización invertida es diferente al sistema de metropolización radial y concéntricas  existentes en Londres, Paris y Tokio, expandiéndose hacia afuera a través de sub-urbanizaciones y anillos asimilando las ciudades aledañas y pueblos a una gran conurbación. Esta metropolización invertida del Randstad, genera flujos de movilidades de capital, bienes y personas hacia adentro y hacia afuera entre sistemas urbanos próximos. Crea nuevas demandas de uso y transformación del suelo urbano y rural, gatilla un proceso de conurbación que reconoce diversos procesos: intensificación, renovación, despoblamiento y restructuración y crea nuevas redes funcionales y de servicios.

En esta nueva estructura los bordes de ciudad se convierten en centros y los espacios intersticiales en el ‘locus’ de actividades modernas relacionadas a la nueva economía: nuevos centros de producción e intercambio, los clusters y hubs tecnológicos,  de innovación, conocimiento, y servicios avanzados y distribución.  Al mismo tiempo los centros urbanos se intensifican atrayendo funciones mixtas y la manufactura, comercio y servicios personales  se modernizan y globalizan (Storper 1997).    Esta nueva conurbación ha perdido la base económica de la industria fordista, que apoyó la autosuficiencia, los anillos verdes, la jerarquía funcional y la identidad de los diferentes centros y se fragmenta creando una diversidad de ambientes urbanos (Colombo 2001). Nace también un pragmatismo con respecto a la protección del corazón verde, el que puede ahora cumplir funciones recreativas o residenciales dentro de un marco mas integrador. Lo mismo ocurre con la gestión administrativa. Las transformaciones empiezan a superar los limites administrativos de las ciudades, y surgen sistemas regionales en red intensificando la movilidad entre ciudades y centro urbanos colindantes, desarrollando nuevas áreas intermedias que ponen en jaque el medio ambiente y las unidades administrativas tradicionales para coordinar la transformación y desarrollo regional-urbano. El efecto de esta política de ciudades en red necesita ser entendida en cuanto a la planificación y la institucionalidad y según los proyectos estratégicos.

 

5. a. La planificación de la ciudad en red

Desde los 60 existen dudas sobre si la planificación física puede influenciar la localización de actividades o al menos jugar un importante papel generando atracción del lugar. Considerando la volatilidad del capital financiero y su tendencia de moverse de lugar en lugar en busca de mejores beneficios especialmente  hacia los grandes centros financieros globales estas dudas se intensifican.  Mas parece ser que es la dinámica económica y financiera la que estaría influenciando los procesos de transformación espacial. Priemus  (1994) ya anticipaba esto después de visitar siete regiones Europeas y estudiar nueve categorías de localización. El ha demostrado que el Randstad se encuentra en una buena posición con relación a infraestructura, medio ambiente, disponibilidad de localizaciones capaz de atraer y establecer negocios y los costos operacionales. Sin embargo el Randstad es débil con respecto al perfil macroeconómico, el mercado y el clima de negocios. Por lo tanto Priemus argumenta que la planificación física puede (sólo) al menos ejercer el papel de facilitador, sobre todo en un contexto de una infraestructura técnica y social desarrollada no solamente para mercancías, servicios y personas pero también para redes de telecomunicaciones para transferencia de conocimiento que pueda apoyar mejor el clima para la localización fortaleciendo la percepción de lo atractivo del lugar. Priemus (1994. p. 512) y refiriéndose entre otras fuentes al informe de NURI 1991 argumenta que esta situación favorable en relación a los factores de localización se podría revertir si se ataca la gran congestión vial que se ha convertido en un gran cuello de botella para el crecimiento. El sostiene que alrededor de un tercio de los negocios de Randstad están experimentando problemas de congestión como también de mala accesibilidad y escasez de aparcamientos.

La Planificación Desarrollista surge con el dilema de tener que gestionar los complejos procesos de formación de redes urbanas. El Ministerio de la Vivienda  (VROM 2002)  afirma  que ‘el estado deberá proveer el marco y las políticas  para las inversiones privadas y armonizar el conjunto”.  Aquí se da la base para los gobiernos locales, el mercado y las organizaciones sociales desarrollen practicas organizadas. Con la importancia que toma el concepto de la ciudad en red la Planificación Permisiva basada en los planes genéricos (blue-print) queda obsoletos.  En estas condiciones la política espacial nacional y regional se vuelca hacia trabajar lineamientos políticos estratégicos para los grandes proyectos, con proposiciones mas sofisticadas a nivel del sitio, introduciendo ideas como ‘diseño investigativo’, ‘diseño regional’; o ‘diseño integrativo’. Así se pretende influenciar un movimiento iterativo con políticas y proyectos de proyección hacia arriba y hacia abajo, donde un marco especifico establece las  precondiciones de las políticas regionales, entregando a los gobiernos inferiores mas flexibilidad para introducir propuestas.[7]

Ante una realidad cada vez mas globalizada el punto donde se encuentran las centralidades con las redes funcionales globales es donde están las oportunidades y potencialidades en esta gran aglomeración de crecimiento invertido. La relación tradicional de centro-periferia ha cambiado. No es una simple expansión de fronteras a partir de un centro urbano tradicional pues es una estructura policéntrica, donde los polos no reconocen una posición jerárquica o articulación radial sino son un numero de redes articuladas en diferentes escalas, entre centros y ciudad-regiones de densidades variables y estructuras morfológicas diversas. Incluyen patrones compactos y suburbanos que constituyen la complejidad de planificación del Randstad-Holland. Se nota un cambio fuerte en la jerarquías de ordenamiento territorial. Los nodos, corredores, centrales de distribución y puertos toman una importancia significativa al tiempo que la cantidad de flujos entre ciudades fronterizos se intensifican produciendo externalidades en cuanto a movilidad que afectan el medio ambiente y la productividad.

Estos sistemas regionales son definidos por la morfología del territorio y el desarrollo histórico de los nodos. Existe la idea en el Ontwerp Atelier (Estudio de Diseño) de la Provincia de Zuid Holland que cada nodo tiene una influencia de aproximadamente 40Km2 donde ocurren flujos diarios de personas y bienes. Este seria un nuevo interesante nivel de planificación.

Las nuevas exigencias del sector financiero de crear cluster de empresas que se apoyen mutuamente, generan fuerzas que atraen hacia la periferia ambientes de oficinas y servicios avanzados y alientan simultáneamente su concentración en el espacio urbano central generando diferentes formas de contactos relacionales entre personas, y diferencias en tipo de fuerza de trabajo.  La relación necesaria entre investigación & desarrollo, universidad / sector empresarial en un ambiente de liberalización económica, sitúan también el debate de la ciudad en red en la localización estratégica y conectividad de los parques tecnológicos y centros de conocimiento.

El dilema del diseño de la ciudad en red es como conciliar la eficiencia de las iniciativas privadas que buscan beneficios a corto plazo con la urbanidad, el ambiente relacional, los contactos directos, la calle, la recreación, la calidad del lugar, todos los intangibles de corte cosmopolita que es tan apreciado en los centros históricos del país y que son visiones de vitalidad y sustentabilidad (Jacobs 1969, Landry 2000, Florida 2002 ). Surgen estrategias de como favorecer la accesibilidad sostenible (Bertolini, et al. 2005) por sobre  la movilidad; la calidad y vitalidad del lugar como metas esenciales alcanzable con la diversidad de la estructura urbana y la mixtura de usos (Montgomery 1998). En lo especifico, aparecen posibilidades de materializar la construcción de conjuntos mixtos de vivienda colectiva en propiedad o en alquiler, que significa nuevas posibilidades de vivienda/oficina/atelier/comercio para aquellos núcleos de una o dos personas, que ahora constituyen mas del 2/3 de hogares en las grandes ciudades. (de Haan 2010)

El surgimiento de una gran área metropolitana polinuclear con espacios enclaves fuertemente definidos funcionalmente con intensivas articulaciones globales facilita un detección selectiva de oportunidades de desarrollo inmobiliario basado en la lógica mercantil de sus espacios y redes y esto estaría en la base de la fragmentación y segmentación social. Los estudios de redes urbanas han destacado como estos se reestructuran funcionalmente en torno a las estaciones y transbordadores modales que establecen potencialidades de desarrollo para lugares estratégicos. Estos se miden por el grado de conectividad del lugar con las diferentes actividades; su mixtura de usos, sus accesibilidades; y la calidad del transporte en red (Bertolini op.cit).

El reforzamiento de las institucionalidad en todas las escalas se ha destacado en la Nota 2040. El proceso de ciudad en red crea conflictos y demanda nuevos actores que puedan gestionar el desarrollo de los nodos de transporte con los programas requeridos por la nueva sociedad (cinemas múltiples, corredores de desarrollo) y la producción ‘justo a tiempo’ ( oficinas globales, centrales de acopio, grandes centros distribución). La articulación entre nodos con los centros urbanos necesitan empoderar el  poder provincial – regional para negociar  y resolver conflictos entre municipios y conflictos generados por el cruce de flujos entre nuevas áreas funcionales.

Al volcarse los distritos de adentro hacia afuera, más y más firmas comerciales, oficinas y servicios avanzados (sector que crece aceleradamente) ya no se encuentran en las ciudades pero si en la región urbanizada alrededor de ellas (Hessels, 1992). El factor mas significativo para el cambio es la accesibilidad por automóvil, tanto de los clientes como del staff, la presencia de servicios de estacionamientos.

Lo que queda en la ciudad es el sistema operativo y las firmas que trabajan con los mercados regionales y nacionales tales como servicios modernos  de computación y contabilidad, también las manufacturas modernizadas y globalizadas, donde predominan el transporte publico y la bicicleta.

El diseño de ciudad en red enfatiza la calidad del lugar como primordial atributo para el crecimiento económico y atraer la población deseada para cada lugar (Bertolini et al. 2005, Trip 2007,), se enfatizan la ciudad creativa Landry (2000) a través del desarrollo de las condiciones para que atraiga ‘la clase creativa’  (Florida 2002).

5.b. Modernización de la infraestructura y proyectos estratégicos

A pesar de la complejidad de esta región, en las dos ultimas décadas se ha consolidado una marco estratégico y un numero de grandes proyectos claves para mejorar la competitividad  y hacer esta región mas competitiva, habitable y sustentable. Este marco estratégico esta basado en afianzar y desarrollar las oportunidades globales existentes haciendo mas eficiente las redes de infraestructura capaz de garantizar la movilidad requerida para funcionar como una gran aglomeración en red.

Los proyectos claves que están cambiando la estructura regional del Randstad son:

  • El Maasvlakte 2. El nuevo puerto marítimo para responder a los requerimientos de los barcos tanques super Post-Panamax y contenedores de Rotterdam;
  • El Tren de Alta Velocidad (HSL). La línea entre Amsterdam, Rotterdam, Bruselas, Paris;
  • La Betuwelijn. La línea férrea de cargo entre Rotterdam y Alemania;
  • El  Westland. Darle mas valor agregado a la horticultura con el desarrollo de una gran área de invernaderos agro-industrial al norte del río Maas.
  • El Zuid As (Eje Sur) Un gran centro financiero, servicios avanzados y funciones de comando en el nodo perimetral sur de Ámsterdam  con un área de 2.5 millones de m2.
  • El borde del rio Ijs, Ámsterdam; Una gran área residencial y de oficinas
  • El Kop van Zuid in Rotterdam. Una gran área residencial y de oficinas, y el plan integral del borde Norte de Rotterdam;
  • La recalificación y desarrollo de los puertos del Oriente de Ámsterdam;
  • Regeneración de los centro urbano de las cuatro ciudades, accesibilidad e intensificación de usos de suelo, alrededor de las estaciones centrales y las antiguas zonas industriales con grandes y prestigiosos proyectos.
  • Stedenbaan. La línea férrea inter-local de baja velocidad y el tranvía (tren liviano) uniendo las ciudades secundarias entre La Haya y Rotterdam, produciendo desarrollo inmobiliario alrededor de las estaciones locales y facilitando la puesta en marcha del tren de alta velocidad europeo.

A pesar de lo significativo de estos proyectos surgieron críticas que apuntaban a la falta de coordinación (Priemus 1991, Informe Nuri 1991) especialmente entre la construcción de oficinas y la ocupación del corazón verde.  Estos proyectos han desarrollado nuevas oportunidades mejorando la posición estratégica global del Randstad, pero también ha dado curso negociados inmobiliarios, no sólo en el suelo habitacional, sino también en la construcción de oficinas[8]. Se señaló que había mucha confusión con la identificación de proyectos de alcance internacional y dudosos mecanismos para determinar prioridades entre los proyectos.

La Nota 2011, Infraestructura y Medio Ambiente, reconoce estos problemas y establece los proyectos claves de acuerdo a una estrategia a medio plazo (2028) y a largo plazo (2040) y un nuevo sistema de selección y gestión de proyectos. Pretende  mejorar el sistema de infraestructura de transporte que son los mas ocupados del mundo a través de mejor gestión del sistema modal, reforzando la infraestructura y movilidad en los sectores económicos de punta los cuales se fortalecen como sectores urbanos alrededor de los puertos principales de transporte, los puertos del conocimiento y los puertos verdes. La nota resalta cuatro proyectos claves a nivel nacional: el Eje Sur (Zuid As), el corredor Schipol (aereopuerto) – Almere; El corredor inteligente (Brainport Avenue) y El Sur de Rotterdam (Kop van Zuid). Solo en los puertos principales, Ámsterdam y Rotterdam el gobierno tiene planes de urbanización como parte de una estrategia regional, en el resto funcionara el mercado de la vivienda y tendrá garantizando su correcto funcionamiento por medio de una estrategia de evaluación de proyectos establecida en la Nota.

 6. La Ciudad Compacta

 El concepto de la ciudad compacta ha variado con el tiempo y con las realidades propias de cada región. Es un concepto afianzado en Europa donde existen lineamientos específicos de la Unión Europea que partieron con el informe Brundtland (WCED, 1987), y la conferencia de Rio sobre medioambiente (UNCED, 1992) donde se presta atención a la armonización del crecimiento económico, la urbanización y la protección del medioambiente. La figura de ciudad compacta lleva argumentaciones sobre calidad de vida, densidades, mixturas de usos y sobre las accesibilidades adecuadas para cada lugar. Ha sido un concepto muy debatido (Jenks, et al 1996; Jenks & Burgess 2000, Jenks & Dempsey 2005), pues esta relacionado con la concentración y dispersión de la población y actividades en el territorio, donde hay posiciones encontradas. Aquellos que prefieren vivir en lugares mas vitales con mezclas de actividades, personas y con buenas conexiones de movilidad de todo tipo y aquellos que prefieren vivir en privacidad, el zonas seguras, mas cerca de la naturaleza, con aire puro y con la movilidad individual que da el automóvil. Aquí en Holanda es un tema candente (Boelens et al. 2011).

El grupo de la Unión Europea SPECTRE (2000) como también varias organizaciones de planificación inglesas y holandesas (Jenks, M., op.cit Montgomery 1998, Burgess 2007, Klostermann op cit, van der Cammen op cit) han estado confrontando la fragmentación y las tendencias hacia la suburbanización a través de un planteamiento mas integrador en la tarea de la regeneración de las áreas urbanas. Priorizan la inclusión social al discurso de la ‘ciudad compacta” con soluciones  mas amigables para el  reuso y redesarrollo de las viejas áreas industriales (brownfield) y con el desarrollo de la sociedad de la información y del conocimiento, entre otros.

 

6.1. La Ciudad Compacta con la globalización

La idea de la Ciudad Compacta a partir de fines de los 80 tienen mucho que ver con el sentido de convivencia, la eficiencia energética y la habitabilidad que tienen que tener las ciudades. La entiende no solo por su densificación sino también la mixtura e intensificación de usos, tipo y calidad de la infraestructura y sus servicios y la protección de la naturaleza,

Compactación introduce el dilema de la concentración de grupos vulnerables. Los grupos étnicos minoritarios y de bajos ingresos. El problema que se plantea es a cual escala afrontar la vulnerabilidad social. Si es a escala de región, municipio, barrio o bloque de edificio. El problema especifico es la concentración espacial de ‘inmigrantes’ que va a la par con la concentración de extrema pobreza. Existe posiciones encontradas entre especialistas si la dispersión o la concentración (Massey & Denton 1988; Van Kempen en Bolt 2003) de estos grupos puede ser factores que aumenten o disminuyan los efectos de la segregación, o si el mejoramiento del entorno físico influye en la posición social y la vulnerabilidad económica (KEI).  Los inmigrantes viven en su mayoría (2/3) en el Randstad, y donde 1 de 4 inmigrantes viven en las cuatro grandes ciudades. Entre 1998 y 2008 el porcentaje de migrantes en las ciudades subió de 6 a 13%. En ciudades como Ámsterdam, La Haya y Rotterdam este porcentaje es mas de 25%.[9] La literatura científica provee varias explicaciones a la concentración de inmigrantes en determinados barrios. Una causa es la vulnerabilidad socio-económica para optar por los barrios socialmente mezclados. También influye que existe discriminación (directa o indirecta) que hace que muchas viviendas no son disponibles a pesar algunas veces de existir capacidad de pago (KEI). Otro factor son las determinantes étnicas – culturales mismas. Las convivencia étnica refleja una cierta preferencia en vivir en barrios de concentración, vivir entre sus pares. Los inmigrantes son mas tolerantes al ‘ennegrecimiento’ del barrio, la ‘población blanca’ (holandesa) al primer signo de deterioro cambia de barrio, mientras que a lo mas un inmigrante cambia de un barrio de concentración a otro. (KEI)

Los políticos apoyan la revitalización e intervenciones de recambio por sobre la renovación o dispersión ya  que consideran el nivel de barrio, la convivencia, seguridad y salubridad económica Veldboer et al. (2008). Con las intervenciones de revitalización se pueden conservar edificios cambiando su uso o barrios en decadencia fomentando el recambio de algunas áreas con vivienda de mas alto valor (‘gentrificación’ positiva) con lo que se refuerza la base económica del barrio, introduciendo otros usos,  la incorporación de familias mas pudientes y equipamiento. La revitalización puede revertir la vulnerabilidad aumentar la movilidad social a través de su contacto directo con el capital social y cultural de los sectores de ingresos medios. Se puede además resistir la depreciación con el aumento de la habitabilidad y seguridad. info@kei-centrum.nl.

Es indudable que la política de compactación urbana en el Randstad ha sido influenciada por las decisiones sobre las áreas vulnerables para aumentar la calidad de vida y reducir patologías relacionadas a la segregación. Aunque la problemática no han diferido mucho a la de otros países europeos en la misma situación las soluciones y sus efectos han sido diferentes.[10]

El VINEX contribuyó a la compactación descentralizada de las ciudades de Randstad. Se utilizaron los programas habitacionales y de oficinas para contribuir a estos objetivos ya que se ubicaron cerca de los nodos principales de transporte priorizando las localidades peri-urbanas, las grandes áreas dilapidadas (como puertos y zonas industriales) articulándolas el centro con los bordes. Pero el VINEX no contribuyó al  tratamiento de la segregación. Los factores que influencian la priorización de proyectos habitacionales y de oficinas son la densidad, la cercanía al núcleo urbano, la calidad del transporte publico, la generación de viajes privados en auto, problemas medio ambientales, la perdida de áreas verdes, la posibilidad recreacionales, y costos de recuperación de suelos. También se potencia el concepto de conjuntos urbanos diferenciados, que se dió en sólo muy determinados casos y cuyo resultado aun en estos es disputable.

El nuevo discurso económico liberal consolida una nueva coalición de conveniencia entre los intereses económicos y el movimiento ambientalista. Los cambios en la gestión urbana permiten la comercialización de lotes con localizaciones más alejadas pero mejor conectadas, favorecen las inversiones que se ajustan a la política de dispersión con compactación.  El consenso se alarga  cuando las autoridades centrales y locales involucran a los inversionistas privados en las negociaciones sobre el desarrollo inmobiliario del suelo y el loteamiento de sitios (Vermeijden 2001).

Con la nueva Nota 2011 se produce la descentralización hacia las regiones siendo el gobierno central quien determina las pautas de evaluación de los grandes proyectos estratégicos incluidos en la visión a largo plazo (2040) del país.  Esto trae consigo un renacer del diseño urbano hacia la búsqueda de la ‘calidad del lugar’, de la urbanidad perdida, haciendo del diseño una herramienta fundamental en la investigación, análisis y creatividad de las condiciones del sitio, creando marcos referenciales generales con condiciones espaciales mas flexible y con mayores posibilidades de diversidad y resiliencia para adaptarse mejor a la diversidad social y a la implementación de  los planes. (Kloostermann y Trip 2011) 

 

6.2. Desafíos de la Ciudad Compacta

A pesar del discurso de la ciudad compacta la densidad habitacional del Randstad y sus ciudades son bajas comparativamente y es necesario no sólo conectarlas sino que también intensificarlas. La Región del Randstad esta conformada por 4 provincias [11] con una superficie de 8.287 km cubriendo un área urbana total de 4.300 km2. La región tiene en las áreas urbanas 6.600.000 personas haciendo una densidad bruta urbana-metropolitana de 1.534,9 habitantes por km2 (15.34 hab/ha).

CUADRO 1. Densidades áreas metropolitanas  www.citymayors.com  2005
Ranking entre 120 ciudades Área Metropolitana Población Área(en Km2) Densidad(Personas/ KM2)
1 Mumbai 14,350,000 484 29,650
10 Shanghai 10,000,000 746 13,400
25 Sao Paulo 17,700,000 1,968 9,000
27 Ciudad de Mexico 17,400,000 2,072 8,400
28 Santiago 5,425,000 648 8,400
42 Madrid 4,900,000 945 5,200
43 Londres 8,278,000 1,623 5,100
46 Buenos Aires 11,200,000 2,266 4,950
50 Tokyo/Yokohama 33,200,000 6,993 4,750
69 Paris 9,645,000 2,723 3,550
90 Los Angeles 11,789,000 4,320 2,750
102 Rotterdam 1,325,000 531 2,500
114 New York 17,800,000 8,683 2,050
Ciudad  Rotterdam * 587,185 318,35 4,926
Ciudad La Haya* 476,454 85,65 5,563

* Municipio  incluye el agua

El cuadro 1 nos muestra que la Región de Rotterdam tiene una densidad de 2.500 Hab/km2 (25 hab/ha), es baja en relación a otras áreas metropolitanas. Las densidades urbanas son algo mas altas: 49,26 (hab/ha), ciudad de Rotterdam y 55.65 (hab/ha) ciudad de La Haya. A pesar de ser Holanda un país densamente poblado, sus ciudades han mantenido una tradición de vivienda compacta de baja altura con pocas excepciones de bloques de vivienda en altura dotadas de grandes áreas verdes en las diferentes escalas.

La intensificación y doble uso de suelo en las áreas centrales y en algunas periferias claves se da en parte a través de la construcción de conglomerados de edificios de torres altas y medianas para cumplir con las normas de sustentabilidad del municipios (foto 6) pero esto ocurre simultáneamente con una gran dispersión urbana de baja densidad lo que hace que la densidad bruta urbana no aumente. Los experimentos de vivienda diferenciada del VINEX consistieron en obtener densidades de 100 viviendas por hectáreas (foto 5, 8) numero que no se replicará posteriormente en otros proyectos VINEX agravándose con el tiempo en las localidades mas periféricas (foto PP). Esta baja densidad es empeorada al ser estas extensiones monofuncionales constituidas principalmente por viviendas caras sin conexión al transporte publico.

Existen pros y contras en la compactación, pues la situación es compleja e intervienen factores e intereses de tipo a) sociales, b) económico  y c), medioambientales

 

Desafíos Sociales

Cuando áreas urbanas en decadencia son sometidas a un programa de regeneración y se vuelven mas mixtas, y algunas viviendas pudieron ser demolidas y cambiadas por viviendas mas caras, generan varios interrogantes. La implementación de políticas publicas que contemplan creencias en cuanto a los efectos (si no el deseo) de mezclas sociales y étnicas, con la esperanza de una mayor cohesión social, reducir la delincuencia y mejorar la integración social, los resultados han sido disputables. (Stouten, P, 2004, Massey et al, 2008,). A pesar de grandes esfuerzos en fomentar los argumentos favorables a la mezcla social, creando comunidades diversas y balanceadas bajo el principio de ‘la ciudad compacta’ los grupos mas solventes continúan dejando atrás las áreas en conflicto en la busca de privacidad, aire limpio y movilidad, (Breheney, 1995) que lo encuentran en los suburbios  exclusivos de la periferia y el corazón verde.

Para el sector privado, (Zeeuw 2011) con la entrega de la responsabilidad habitacional al mercado es la oportunidad de hacer el desarrollo urbano mas orientado a la demanda, construir a pequeña escala incluyendo tipologías mas creativas para intensificar el uso de suelo y a la vez responder a las diferentes demandas habitacionales, las necesidades de familias con hijos en áreas mas centrales, necesidades de ejecutivos jóvenes, de la población de la tercera edad, de las áreas de inmigrantes de primera y segunda generación, y promover las construcción de inmuebles colectivos de propiedad individual por el sector privado, que como se aprecia en el cuadro 2 este universo es muy diverso.

 

(Cuadro 2). Tipos de Hogares en Amsterdam y en Holanda. Cuadro muestra la reducción de la familia clásica y la diversidad de la demanda.

 

Tipos de hogares Amsterdam Holanda
  1976 2000 1971 2000
Persona sola 35% 54% 29% 34%
Dos Personas 34% 21% 28% 29%
Uni parental 7% 9% 5% 6%
Familia con hijos 16% 36% 31%
Total 300.000 400.000 6.000.000 6.819.000

Bureau voor Statistiek Amsterdam 2001. Fuente: van der Cammen y de Klerk 2003

 

Desafío Medio ambiental

Tanto el principio de diversidad como reconocimiento de las nuevas funciones necesarias en una sociedad moderna  significa la incorporación de cada vez mas espacio (volumen) a la estructura urbana. La  presión por proteger el  medio ambiente genera grandes desafíos para la búsqueda de una nueva urbanidad. El Randstad 2040 espera una adecuada mezcla de usos y un diseño mucho mas sofisticado,  para superar los enormes desafíos de la compactación, de la sustentabilidad energética y de los cambios de la vida cotidiana cada vez mas exigente.  Será la construcción de nuevas viviendas más costosas y atractivas para atraer a grupos de altos ingresos, al exterior del centro urbano, como en barrios antiguos de renovación, o ‘brownfields’; la construcción de emprendimientos mixtos de viviendas y trabajo para personas solas, en colectivos con vivienda privada o en alquiler en lugares centrales con accesibilidad y equipamiento. La diversidad en la demanda habitacional se refuerza con el envejecimiento de la población, la reducción de tipos de hogares de familias-tradicionales-con-hijos a menos de 1/3; el aumento a 2/3 de la demanda para viviendas de una o dos personas. El aumento considerable del ingreso per capita en estos años impone la calidad y una mayor cantidad de m2 por habitantes, aumento de espacio para actividades recreacionales y de tiempo libre. Con respecto al verde y azul aún quedan muchos desafíos en las diferentes escalas. El pragmatismo con relación al uso del corazón verde aumenta las posibilidades de una mayor sofisticación en el diseño regional y urbano para usos recreacionales y habitacionales.

Los lineamientos estratégicos de medio ambiente de la Nota 2011 contempla acciones relativas al cambio climático: mas espacio para proteger el crecimiento de los ríos y para proveer de agua potable, y mas espacio para producción, transporte y acopio de energía, contemplando el uso eficiente del subsuelo y su coordinación con usos de suelo en materia de interés nacional (extracción, guardar y transportar petróleo, gas y las nuevas energías renovables (geotermia, acopio de energía nuclear, CO2). Para asegurar que el país mantenga su atractivo de ser un lugar agradable para vivir y hacer negocios hay que reforzar las características que lo hacen único: el habitat natural, la biodiversidad, el patrimonio cultural y la calidad medio ambiental. Esto entrega lineamientos para la ocupación estratégica del corazón verde, y produce nuevos conflictos de intereses en el uso del suelo rural.

Las ideas de las redes funcionales, y en especial los concepto de ‘verde estructural’ del COST como lo planteado por Tjallingii (2010) se hace muy pertinente para mejorar la calidad de vida urbana[12]. El sistema de verde estructural se evalúa según el caso, siendo  su objetivo conectar lo urbano y lo rural. Mas que una simple suma de espacios verdes implica una red espacial que incluye las diferentes escalas desde los patios privados a los espacios públicos, los parques las áreas deportivas y las áreas recreacionales. Es la estructura de senderos para caminantes y ciclistas al tiempo que enfatiza la importancia ecológica de los corredores para la vida salvaje. Conecta lo patrimonial con lo natural y cultural.

 

Desafío económico

El discurso de la ciudad compacta presenta limitaciones en las diferentes escalas relacionadas con la gestión de la tierra que adquiere una importancia determinante. La planificación estratégica  en su versión de planificación ‘desarrollista’ enfatiza la desconcentración, la dispersión con proyectos orientados a las condiciones del sitio que favorecen la baja densidad. (WRR 1998; Bakker en Van der Cammen 2006). La ambigüedad implícita en las nuevas ideas de la ciudad compacta complican la planificación pues no necesariamente responde a políticas sectoriales. La liberalización del mercado de suelos y de la vivienda, y la incapacidad del sector agrario de seguir protegiendo las áreas rurales, junto a la relativa autonomía del desarrollo ambientalista y políticas de movilidad favorecen este tipo de planificación estratégica orientada al sitio y al mismo tiempo debilita o elimina a muchos grupos de interés ambientalistas que tradicionalmente apoyaron la idea de ciudad compacta.

Las transformaciones urbanas desde el 2006 ocurren junto a varias crisis financieras globales a un giro fuerte al neoliberalismo, que producen varias reacciones encadena, que hacen muy complejo la continuidad de las políticas y estrategias de planificación que existieron en los años 90. Por un lado esta el aumento considerable del precio del suelo con una especulación inmobiliaria nunca antes vista (Needham 2005) que contribuyen a transformar las estructura social-urbana y a influir en la aplicación correcta de los criterios del VINEX. Los precios de la vivienda entre 1990 y 2010 se triplicaron (van der Krabben 2011) y como en el caso de Ámsterdam se logra expulsar a sectores de bajos ingresos y sus actividades afines hacia ciudades aledañas (Almere).  Algunos han calificado este recambio en algunas áreas en decadencia de las grandes ciudades como necesaria (gentrificación positiva) pero desde otro punto de vista este aumento de precios es un factor contradictorio para la realización de la ciudad creativa,  concepto que pide favorecer lo cosmopolita, la diversidad, el multiclasismo y la integración social.

El aumento del precio del suelo ha abierto el debate sobre los procedimientos usados en  desarrollo urbano, donde el municipio es el único capaz de planificar, comprar, sanear y diseñar el uso de terrenos y vender al sector inmobiliario. Esta función de intermediario la realiza en forma transparente, en forma publica y se diferencia a la forma como el sector privado hace la adquisición de terrenos y desarrollo inmobiliario. Muchos opinan que la gestión estatal del suelo, hace el procedimiento mas engorroso, toma mas tiempo y que finalmente hace que los costos aumenten. Por otro lado la gestión estatal favorece la descongestión del centro de ciudad a través de un diseño eficiente e integrado de los nuevos emprendimientos que facilita la accesibilidad y no la movilidad (Bertolini 2005), la relacionalidad funcional (Boelens 2011), y tiende a reforzar la vitalidad urbana, a su vez que robustece las partes patrimoniales del centro histórico.

.

 7. Conclusiones

 

Parece indudable que el discurso de ciudad en red como el de la ciudad compacta han influido en la reconfiguración de la geografía del Randstad. Han generado fuerzas que expulsan y atraen funciones y actividades tanto hacia la periferia como al centro. El concepto de ciudad red ayudo a desarrollar oportunidades y superar limitaciones para  la internacionalización de la economía, reforzando la cohesión funcional de las ciudades del Randstad. El concepto de ciudad compacta ha contribuido mas en el sentido de la mixtura de usos y accesibilidad sustentable que en aumentar la densidad residencial o mejorar la integración social. El debate en torno a las contradicciones o encuentros entre la ciudad en red y la ciudad compacta parte por unificar criterios sobre el legado social y cultural sobre el cual se construye las nuevas visiones de sociedad y territorio, y como se hacen las ciudades mas competitivas, accesibles vivibles y seguras protegiendo el medio ambiente.

Para poder concluir deberíamos preguntarnos cuanto de la urbanidad actual del Randstad se debe a sus políticas, estrategias y programas consensuados con objetivos sociales y medioambientales y cuanto a los nuevos rumbos que toma la nueva economía, las tecnologías y la cultura, que ha traído cada vez mas desregulación y mayores impulsos a la  iniciativa privada. Holanda esta en el corazón de un continente que ha sido muy influenciado por la crisis financiera del 2008 y aun son impredecibles las consecuencias. Aunque es un país que ha mantenido su bajo nivel de desempleo, y un nivel de competitividad alta [13] los recortes presupuestarios son muy dolorosos y están influenciando en gran medida la desregulación del desarrollo urbano y la mitigación de la función social del suelo y del carácter publico de los servicios. Holanda tiene una economía financiera frágil, en 1990 privatizó en parte sus fondos de pensiones que son unos de los mas altos del mundo con respecto al PNB per capita[14] y existe una relación creciente entre este mercado de capitales y el sector inmobiliario.

1. Con respecto a la ciudad en red queda claro que el Randstad necesitaba esta nueva estructura espacial capaz de reforzar y maximizar la cohesión y complementariedades entre sub-áreas y funciones, y esto se ha logrado positivamente en estas dos ultimas décadas. Así y todo se han generado nuevas complejidades que plantean dudas sobre la capacidad real de poder planificar hacia objetivos mas sustentables, debido a la fuerza que toman los intereses económicos, la volatilidad del capital financiero y las muchas limitaciones financieras de los municipios, ahora enfrentados a una gran crisis de tipo estructural. También existen dudas con relación al tiempo necesario para que la compleja  institucionalidad multiescalar se concretice, los objetivos de intervención sean mas viables y los instrumentos,  programas y proyectos se flexibilizen para que las transformaciones graduales que han sido señaladas por las diferentes notas y talleres se transformen en realidad.

Pero aun el Randstad no ha podido explotar bien la proximidad entre las cuatro ciudades mayores, y no representa aun un sistema urbano funcional integrado. Recomendaciones que han surgido señalan que es necesario mejorar aun más la accesibilidad interna, facilitar la transferencia de conocimiento al sector privado, mejorar la flexibilidad y el mercado del trabajo y reforzar la coordinación de las ciudades enfatizando la potencialidades económicas de cada una de ellas. Este reforzamiento de la proximidad, flexibilidad programática y potencialidad económica se busca con la reconfiguración de las dos macro-regiones. La macroregión La Haya-Rotterdam,  la constituyen dos ciudades, una de claro carácter internacional la otra una ciudad-puerto de dimensión mundial. Al actuar como una sola región espacial se potenciaría el efecto de las dos universidades (Delft y Erasmus), se configuraría un gran parque tecnológico científico altamente diversificado en simbiosis con una gran diversidad de pequeñas empresas del conocimiento localizadas en su entorno, se reforzaría el gran área de invernaderos, un gran parque recreacional de dimensión regional, en general sumaria valor agregado a las funciones económicas de las dos regiones (Randstad Urgent, Colombo). Entre los enclaves jóvenes del conocimiento que se potenciarían son los de nanotecnología de Delft, las tecnologías de Delta & aguas de Delft, las tecnologías médicas de Rotterdam.

2. Con respecto a la ciudad compacta, a pesar de haber ido consolidándose una estructura espacial en red, la ciudad compacta a demostrado la fuerza integradora existente en los barrios holandeses, históricamente construidos y adecuadamente planificados desde principios del siglo XX y reforzados posteriormente con las experiencias de la renovación urbana bajo el espíritu de construyendo con el barrio. Desde el VINEX y con muy pocas excepciones, surge en los bordes un tipo de urbanidad residencial de baja densidad con poca diversidad funcional por lo cual se ha ido produciendo  la fragmentación espacial y social. Por un lado es el producto de la nuevas formas de gestión del suelo, con alto carácter especulativo, también son las exigencias de una sociedad mas holgada, con una demanda habitacional que busca mas calidad, seguridad y homogeneidad social en su entorno.

Por otro lado empieza a notarse que en los centros urbanos no se producen las grandes transformaciones en cadena como esta ocurriendo en otras metrópolis europeas por las cuales las áreas en estado precario u obsoleto se demuelen, transforman y densifican rápidamente con edificación moderna y de mayor costo.  Para muchos esta falta de transformación es debido al tipo de regulación que tienen los municipios holandeses que encarecen y alargan en demasía las transacciones de suelo, hecho empeorado por la crisis financiera que afecta al sector inmobiliario. Se suponía que para compactar las ciudades necesitaban una gran transformación y por lo tanto se esperaba que a lo menos un 40% de los proyectos nuevos se ubicarían dentro de los centros urbanos lo que produciría esta transformación. Durante estos últimos 20 años, el desarrollo estuvo en las periferias de las grandes ciudades y solo se consiguió un 34% en las ciudades y esto se reduce a un 25% en ciudades como Rotterdam y La Haya (KEI)[15]. Algunos piensan que quizás no se aprovechó el momento de opulencia económica para fomentar una transformación  urbana a una gran escala  que hubiera podido entablar negociaciones publicas/privadas mas sostenibles y en cadena. Otros sostienen que es necesario mantener densidades tradicionales por el bien de la heterogeneidad social, aumentando la mezcla de usos (de Haan 2009). Actualmente los municipios tiene un déficit que suman 14 billones de Euros (2009) (Boelens 2011) y es difícil que puedan retomar un rol emprendedor como en el pasado reciente.

Muchos cuestionan los conceptos y normas de localización y la experiencias de planificación diversificada aplicadas bajo los postulados del VINEX (el ABC) y estiman que es necesario sofisticarlos pues necesitan ser flexibilizados y mejorar la accesibilidad pues se le atribuyen estar en el origen de nuevos problemas de dispersión y embotellamientos de trafico a nivel regional. Se consideran rígidos en su implementación en cuanto al tipo de compactación y mixturas de uso, pues no responden a las nuevas necesidades de un mercado altamente globalizado y diferenciado. La dispersión y bajas densidades aumenta los atochamientos de carreteras por los múltiples cruces viales, incrementado por el aumento de distancias y la preferencia del automóvil. La monofuncionalidad de algunas áreas bajo el concepto del VINEX, especialmente de las áreas periféricas genera grandes problemas urbanos de todo tipo.

El ejemplo que mas refleja estos problemas ha sido en la construcción del nuevo centro financiero Zuid As en Ámsterdam (2.5 millones de m2) donde las dificultades de unificar el plan por altos costos de la construcción de las vías enterradas y la falta de flexibilidad en el uso de suelo dificulta mejorar la calidad y vitalidad del lugar al poner frenos a la diversidad en el uso de oficinas, comercio, vivienda y áreas verdes. Aquí esta comprometido la creatividad, el diseño urbano y corto placismo de intereses corporativos. (Kloosterman  y Trip 2011)

Por último en Holanda además del debate entre la ciudad compacta y la ciudad extendida en red, como también en otros países postindustriales afectados por la crisis financiera del 2008 se esta desarrollando  nuevos discursos relacionados a los mercados financieros globales y las posibilidades reales de que el desarrollo urbano pueda influenciar o no la competitividad de los mercados y crear ventajas de localización. Estudios recientes han tratado de abrir una pequeña ventana en la complejidad de los centros financieros a través de investigación preliminar en los bolsas de valores de intercambio fronterizos y el impacto en la configuración urbana  donde los valores están físicamente emplazados. Para el análisis del paradigma del Randstad este es un tema candente, ya que Ámsterdam había sido caracterizado por siglos por ser un actor principal en la bolsa de valores global y pareciera ser que ante la virtualización de sus mercados financieros esta posición a perdido fuerza a favor de Londres y NY y la cuestión que surge es si con algunas transformaciones espaciales podría mejorar la fijación espacial. La literatura sobre el  ‘fin de la geografía” que argumenta el aumento de la  conciencia del impacto de las TICs en los mercados internacionales y del éxito de algunos lugares como el Manhattan Sur en NY y especialmente la ciudad de Londres  (NYLON)  (Fernández 2011 op cit. Faulconbridge et.al. 2009) parece cobrar fuerza y se ha sugerido que las posibilidades tecnológicas para la virtualizacion deben ser contraatacadas por ventajas tradicionales de co-localización. Para muchos investigadores queda la pregunta si las ventajas son del tipo tradicional o han cambiado su naturaleza misma presionadas por el impacto de los cambios tecnológicos, transporte y comunicación que la misma ciudad en red esta impulsando.

El discurso de la Nota 2040 empujada por el gobierno mas (neo) liberal de la historia holandesa que apoya una mayor liberalización económica ha acentuado la necesidad por hacer la planificación, el diseño y la gestión mas sofisticados y mas complejos. La nueva ciudad compacta puede ser mas competitiva, estructuralmente diversa, mas eficiente en el uso energético, y a la  vez mas integrada  si se incorpora un alto grado de calidad, armonización y eficiencia  en los diseños en sus diferentes escalas

En resumen pareciera que los discursos superpuestos sobre la ciudad en red y la ciudad compacta son conceptos recurrentes para analizar las nuevas formas de urbanidad del Randstad. El discurso sobre ciudad en red abarca diferentes escalas de lo global a las regiones, de lo urbano a lo local y acentúa los temas de la diversidad, movilidad y la competencia  y crea grandes desafíos para el análisis de la polarización y la dualidad ya que serian productos de la misma necesidad de crear ventajas de localización que se promueven para mejorar la competencia y productividad. El discurso de la eco-eficiencia se da fundamentalmente a nivel urbano-local y se desarrolla en torno a la ciudad compacta, la forma urbana local, sus espacios publicos, la mixtura de usos, la diversidad social, el prototipo residencial, y esta influenciado por los desafíos ecológicos de la protección del medio ambiente y la disminución de emisiones Significa buscar formas de una mejor eficiencia en el desarrollo urbano,  creando nuevas sinergias que amarren los elementos urbanos en un contexto de diversidad – con la mezcla de nuevos horizontes y actividades económicas, sociales y culturales con la residencia -, en un escenario social mas diferenciado y cosmopolita, aspirando por la accesibilidad sostenible mas que la movilidad, y finalmente el reconocimiento de la creatividad – la  innovación y gestión del talento como fuerza motriz. Esto nos da grandes desafíos para entender los factores que influyen en el mejoramiento de la calidad del lugar, la vitalidad del lugar  y la nueva urbanidad.

 

Bibliografía

 

Berghauser Pont, M. y Haupt, P (2011). The Performance of the compact city. EnCompacteCity Extended. Agenda voor toekomstig beleid, onderzoek en ontwerp. Design en Politics #4. 010 Rotterdam

Bertolini, L. le Clerq, F., Kapoen, L. (2005). Sustainable accessibility: a conceptual framework to integrate transport and land use plan-making. Two test-applications in the Netherlands and a reflection on the way forward.  AMIDS. Transport Policy 12. (201-220). Elsevier on line.

Breheny, M (1995) Counter-urbanization and Sustainable Urban Form. In Cities in Competition (ed) Brotchie, Batty, Blakely, Hall andNewton, Longman.Australia

Boelens, L.y Wieringa, E. (2011) Editorial,CompacteCity Extended. Agenda voor toekomstig beleid, onderzoek en ontwerp. Design en Politics #4. 010 Rotterdam

Boelens L, & Ovink. H. (2011). Conclusions. Compacte City Extended. Agenda voor toekomstig beleid, onderzoek en ontwerp. Design en Politics #4. 010Rotterdam.

Burgess, R., (2004). Technological Determinism and Urban Fragmentation: A critical Analysis. Centre for Civil Society Seminar: “Globalization and Urban Fragmentation”.London (publicado en linea 2007)

Castells, M., (1989). The Informational City; information technology, economic restructuring and the urban-regional process. Blackwell

Castells, M., y Hall (1994) Technopoles of the World, The making of 21st century industrial complexes. Routledge

Colombo, Francisco  (2000) Nuevos Habitat Urbanos para el Zuid Vleugel. Sus Tipologías y entornos espaciales. En Globalización, Forma Urbana y Gobernabilidad. DUP

Drewe, P. (2003). The Network City. A paradigm Challenge for Urban Design and Planning. In Globalization Urban Form & Governance. Alfa Ibis series No7. DUP. Science.

van Eijk, Gwen (2010). Unequal networks. Spatial segregation, relationships and inequality in the city. PHD tesis

Florida, Richard (2003). The Rise of the Creative Class.: and How it transforming Work, Leisure, Community and Everyday Life. New York basic Books

Fernandez, R. (2011). Explaining the decline of the Amsterdam Financial Centre. Globalizing Finance and the rise of hierarchical inter-city network. PhD thesis. Universidad de Amsterdam.

van Fulpen, H.,van der Schaar, J., &   Priemus, H., (1983). Who will pay the Housing Bill in the Eighties?. Papers of the workshop during the IFHP-world congressOslo,Norway, June,.DelftUniversity Press

Friedman & Wolff (1982)

Howard E. (1946 ).Garden Cities of Tomorrow. Faber and Faber London

KEI kennis centrum stedelijk vernieuwing, on line). www.kei-centrum.nl/

Jacobs, J., (1961) The death and Life of Great American Cities. New York, Random House.

Jenks, et al (1996) The Compact City: A Sustainable Urban Form. Spon Press.London

Jenkes, M., & Burgess, R. (2003). Compact Cities: Sustainable Urban Forms for Developing Countries. Spon Press.London &New York

Jenks & Dempsey (2005). Future Form and Design for Sustainable Cities. Architectural Press.London

Graham S. and Marvin S. (2001). Splintering Urbanism. Routledge London.

de Haan, Hein (2009). Practice and Education.DelftUniversityof Technology.

Hessels (1992) Locational dynamics of business services. An intrametropolitan study on the Randstad Holland. Utrecht/Amsterdam: The Royal Dutch Geographical SocietyUtrecht,University,Netherlands Geographical Studies 147. 238 pp

Ketelaar, J. (1994). Het Woonmilieu op Begrip Gebracht. Bouwstenen 27. Eindhoven: Faculteit Bouwkunde

Kloosterman, R., &  y Trip, J. J.  (2011). Planning for Quality? Assessing the Roel of Quality of Place in Current Dutch Practice. Journal of Urban Design, 16:4, 455-470.

Keurs, G. et al (2002), Ruimte voor wonen in de vijfde nota, RIGO Research en. Advies BV, Amsterdam.

Landry, C.,(2000). The CreativeCity: A Toolkit for Urban Innovators. London. Earthscan.

Massey, Douglas S. and Denton, Nancy A.  The Dimensions of Residential Segregation, Social Forces 67:2 (December 1988): 281-315.

Mitchel, W.J. (1995). The city of the bits – space, time and the Infobahn, MIT Press,Cambridge, Massachuset

Montgomery, J, 1998,  Making a City: Urbanity, Vitality and Urban Design, The Journal of urban Design,3(1), p. 93-116.

Needham, B., (2007)Dutch Land Use Planning: Planning and Managing Land Use in the Netherlands, the Principles and the Practice. SDU Publishers, The Hague:  299 pp.,

Priemus y Boelhouwer 1990  Dutch Housing Policy Realigned. TheNetherlands Journal of Housing and Environment Research. Vol. 5 No. 1DelftUniversity Press

Priemus, Hugo (1995) Redefining the Welfare State: Impact upon Housing and Housing Policy in the Netherlands. Netherlands Journal of Housing and the Built Environment. Vol 10 No.2.

Priemus, H. (1994) Planning the Randstad: Between Economic Growth and Sustainability. Urban Studies Vol. 31, No. 3, 1994 509-534. web: http://usj.sagepub.com/

Préteceille, E.,(2003). Is social Housing Contributing to an Increase of Segregation? Recent Trends in the Paris Metropolis. Observatoire Sociologique du Changement. FNSP-CNRS,Paris.

Ritsema van Eck et al. 2009 Ruimtelijke ontwikkelingen in het stedelijk gebied Dynamiek van stedelijke milieu’s 2000-2006. www.compendiumvoordeleefomgeving.nl/

Sassen, Saskia (2000) Globalization and Telecommunications: Impact on the Future Urban Centralities. In Globalization, Urban Form and Governance (ed) M. Carmona . Delft University Press.

Sassen, Saskia (2001). The Global City. Second Edition. Princenton University Press.

Salet (2011) The Compact City from a national policy perspective, en Compacte City Extended. Agenda voor toekomstig beleid, onderzoek en ontwerp. Design en Politics #4. 010Rotterdam

Stouten, Paul (2004) Duurzaamheid van de Stadvernieuwing, Transformation 2. Dissertation.DelftUniversity of Technology

Trip, J. J., (2007). Assessing Quality of Place: A comparative Analysis of Amsterdam and Rotterdam. Journal of Urban Affairs. Volume 29, Issue 5, pages 501– 517, December 2007

Tjallingii, Sybrand (2010). Del Cinturon Verde a la Estructura Verde. Áreas verdes y Estrategias Urbanas en las Ciudades Europeas. En Bordes e Intersticios Urbanos editado M.Carmona, E. Muga & A. Falu. Editorial Universidad de Cordoba.

van der Cammen, Hans and de Klerk, Len (2003) Ruimtelijkeordering Van Grachtengordel tot VINEX-wijk. Het Spectrum, Utrecht

van der Krabben, E., (2011). Compact land development. En Compacte City Extended. Agenda voor toekomstig beleid, onderzoek en ontwerp. Design en Politics #4. 010 Rotterdam

Veldboer,L.,R.Engbersen,J.W.Duyvendak & M. Uyterlinde (2008).Helpt de middenklasse? Op zoek naar het middenklasse-effect in gemengde wijken.Den Haag: NICIS.

Vermeijden, B. (2001). Políticas de Urbanización en Holanda. Tres conceptos y su impacto local. En Globalización, Forma Urbana y Gobernabilidad. Editado. M. Carmona y Ana Falu. Editorial Universidad Nacional de Córdoba, Córdoba

Zeeuw, F., (2011) CompactCity2.0. En Compacte City Extended. Agenda voor toekomstig beleid, onderzoek en ontwerp. Design en Politics #4. 010 Rotterdam.



[1] Concentración descentralizada (Marcuse) o Ciudades bordes (Edges cities) (Garreau), son algunas formas que explican la metropolización en países industrializados planificados al contrario que el  ‘sprawl’ americano de crecimiento amorfo.

[2] El déficit total de los municipios en 2009 ha sido reporteado por la Asociación Nacional de Municipios en 1.4 billones de Euros sin contar los que sumaron en 2010. (Boelens y Wierenga, 2011, pag 10). Esto hace que no puedan cumplir en el termino de las obras programadas.

[3] La mayor parte del suelo urbano pertenece a la modalidad de ‘leasing’ (erf) que da usufructo por noventa años renovables.

 

[4] Francois Perroux Pole de Croissance.Referencia

[5] Corresponde a la ultima Nota del nuevo Ministerio de Infraestructura y Medio Ambiente, que fusiona al Ministerio de la Vivienda, Ordenamiento territorial y Medio Ambiente con el de Infraestructura.

[6]La idea de la gran aglomeración ha estado ligada a varios otro discursos como La Metropolis del Delta (Delta Metropool), Randstad Holland etc. según el equipo de planificación que la ha sostenido.

 

[7] Conocidos son los Juegos Redes Urbanas de la asociación Delta Metropool, donde las diferentes partes desarrollan el envoltorio de propuestas de alguna área determinada balanceando sus beneficios y riesgos, (Frieling 2002).

 

 

[8] Actualmente existen 7 millones de m2 de oficinas vacías (15% del stock total de este rubro) y 15% de él se considera como un problema estructural pues tienen mas de 4 años de estar vacías, cifra que aumentara al 44% en el 2013.

 

[9] . Desde el 2008 la ciudad de Almere también tiene esta cantidad.(KEI)

[10] . En Paris a partir de los años 90 y después de los levantamientos de inmigrantes de los banlieue, se han utilizado una serie de políticas urbanas con el fin de reducir el alto nivel de segregación de las áreas de concentración que fueron producto de las decisiones que se tomaron en décadas anteriores. Dentro de la politique de la ville, se adoptaron dos leyes en los inicios de los 90 fue la  ley d’orientation sur la ville, y una segunda en el año 2000, loi solidarité et renouvellement urbain ambas con el objetivo de luchar contra la segregación y promover la mixtura social bajo la convicción que la estrategia de la vivienda social tiene que basarse menos en lo social y mas en la dispersión. La segunda ley fue adoptada por la ineficiencia de la primera e introduce mecanismos para estimular la construcción de vivienda social en las municipios que no han construido lo suficiente (Preteicelle 2003).

[11] North Holland, South Holland,Utrecht y Flevoland

[12](COST : cooperación científica técnica entre 15 países europeos en relación al tema Estructura Verde y Planeamiento Urbano)

[13] Séptimo país en competividad a nivel mundial. (2011-2012 (xxx)

[14] Las reservas de pensiónes holandesas crecieron de ser un 72% del PNB en 1990 a 136% del PNB en 2007. En 1986 solo un 33% de las acciones extranjeras y 42% de sus bonos estaban en manos extranjeras, en el año 2000 el 73% de las acciones extranjeras y el 60% de sus bonos pasan a manos extranjeras. (Fernández 2001)

[15] En las grandes capitales europeas la globalización permitió que ellas se reestructuraran y compactaran enormemente. Como es el ejemplo de Londres que concentró 70% de los proyectos urbanos y así evitó el crecimiento horizontal y  la mayor extensión